Shiatsu Namikosi

SHIATSU, su traducción literal "presión con los dedos" es una terapia manual originaria de Japón. Su línea se ha extendido mundialmente y en concreto en España a través de la ESCUELA JAPONESA DE SHIATSU de SHIGERU ONODA.

TOKUJIRO NAMIKOSHI fue quien elaboró un método de enseñanza y aplicación del Shiatsu que lo llevó a su reconocimiento por los ministerios de Sanidad y Educación de Japón.

El ministerio de Sanidad de Japón define el Shiatsu como; "Tratamiento que, aplicando unas presiones con los dedos pulgares y las palmas de las manos sobre determinados puntos corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar ciertas enfermedades (molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos, etc.), activando así la capacidad de autocuración de cuerpo humano. NO TIENE EFECTOS SECUNDARIOS"

Características de la terapia Shiatsu

  • El Shiatsu es tratamiento integral. Cada vez que se realiza un tratamiento se trabaja todo el cuerpo debido a que el tratamiento local, generalmente, tiene efectos temporales sobre los síntomas y no llega a curar la causa.
  • En Shiatsu, el diagnóstico y la terapia se hacen al mismo tiempo. Cuando el terapeuta aplica presiones de Shiatsu en el cuerpo del paciente recibe información, a través de las manos y los dedos, del estado de la piel, los músculos, la temperatura del cuerpo, etc. De esta manera, el terapeuta profesional puede determinar el tratamiento necesario a realizar.
  • El Shiatsu es una terapia corporal que aplica presiones con los dedos y las manos sobre el cuerpo del paciente. Estas presiones son perpendiculares y se modulan según la respuesta de la zona presionada con el objeto de estimular no sólo piel, sino también los músculos, el sistema hormonal y el sistema nervioso central y periférico.
  • El Shiatsu no tiene efectos secundarios debido a que la presión se modula de modo que produce sensaciones agradable en el cuerpo. Nunca se atraviesa el umbral del dolor agradable y el terapeuta debe armonizar su presión de acuerdo a la zona que esté tratando.
  • El Shiatsu puede aplicarse a hombres, mujeres y niños de todas las edades y en cada caso se determinan los objetivos a conseguir. En el niño o la niña se busca mejorar su constitución y el fortalecimiento del cuerpo. En los adultos se intenta mantener y mejorar el estado general y en los ancianos conservar el cuerpo flexible para prevenirlo de las enfermedades.
  • Recibir Shiatsu con regularidad ayuda a descubrir los posibles cambios e irregularidades que se manifiestan en el cuerpo. Así, se impide la acumulación de estrés y de toxinas que pueden provocar la aparición de alguna patología.